urrechu entrada

Urrechu Velázquez, buena gastronomía en un local histórico…

Urrechu es la localidad donde nació uno de nuestros chefs más conocidos, Iñigo Pérez, aunque todo el mundo piensa que es el apellido del televisivo cocinero, de hecho, todo el mundo le conoce como Iñigo Urrechu. Poco a poco ha ido posicionando sus restaurantes y ya son una marca asociada a la buena calidad. Bajo ese nombre encontramos ya varios locales en Madrid: Urrechu Pozuelo, Urrechu Velázquez, El Cielo de Urrechu y desde hace unos meses el histórico restaurante Zalacaín que han conseguido “reflotar” después de su anunciado cierre. Yo he visitado en estos día el restaurante de la calle Velázquez y he disfrutado de su buena gastronomía, de su gran servicio de sala y de esa terraza que en estos días es uno de los lugares donde pasar las noches madrileñas de verano…

Este restaurante abierto desde el 2017 está ubicado en el mismo local donde estuvieron The Hall o el famoso No-do donde Alberto Chicote triunfó con esa cocina fusión que muy pocos madrileños conocían. Hoy en día, su terraza es uno de los espacios más deseados y hemos podido disfrutarla en una estupenda noche.

Para que un chef pueda tener tantos buenos restaurantes es necesario que se rodee de un gran equipo y eso ha hecho Urrechu, en cocina le acompaña Matias Arias, en sala Miguel Valdés y al frente de la bodega encontramos a Manuel Fernández Ranera, un gran profesional apasionado de los buenos vinos.

urrechu equipo
Foto Instagram Urrechu Velazquez

Y la experiencia gastro comenzó en la barra con su Ensaladilla, una de las mejores de Madrid, cremosa y muy marina, gracias a que la acompañan con una salsa con el coral del Bogavante, que tomamos con uno de los vinos que encuentras en la barra, el MV 2018 de la bodega Dehesa del Carrizal. Un vino de pago multivarietal elegante y muy equilibrado que guarda lo mejor de cada una de las uvas de esta bodega situada junto al Parque de Cabañeros y frente a los Montes de Toledo. En este vino se busca lo carnoso del Syrah, lo frutal y floral del Tempranillo y el Merlot o la longevidad del Cabernet Sauvignon. Después de algo menos de un año en barrica, atesora una nariz compleja pero ensamblada. Nos regala frutos negros maduros: moras y arándanos confitados así como notas de madera, tostados, especias y, de fondo, la tierra. Un tinto suave en boca, agradable y muy equilibrado, de esos que se “dejan” beber”…

Luego pasamos a la terraza, uno de los espacios que más se disfrutan del restaurante (aunque he de reconocer que yo soy mucho de su barra, me encanta venir de vez en cuando a dejarme aconsejar por Manuel en algún vino y a picar algo). Para esta ocasión Manuel me pidió que le trajera un par de vinos y yo le llevé un blanco y un tinto de Clandevinos. Comenzamos con el Chardonnay 2018 también de la bodega Dehesa del Carrizal. Este blanco es el resultado de una cuidada elaboración: vendimia en septiembre tras una completa maduración, fermentación en barricas nuevas de roble francés a temperatura controlada y crianza de unos tres meses con batonnage sobre lías finas en barricas de las mismas características. Después, el vino permanece en botella al menos 6 meses. El resultado es un blanco aromático y suave, con presencia de los aromas de la fruta blanca a los que se unen notas de miel y pastelería. Untuoso y sabroso en boca, pero siempre fresco, ligero, agradable y con retrogusto largo.

urrechu blanco dehesa del carrizal

Que nos acompañó en los siguientes platos, en primer lugar los Lomos de Antxoas, tomate troceado y encurtidos, aquí manda el producto…

urrechu anchoa

A continuación la Ensalada de Ventresca de Bonito con pulpa de Tomate, otro plato refrescante ideal para estas noches de calor…

urrechu tomate

Iba cayendo la noche y cambiábamos de vino, en esta ocasión un tinto de la bodega Arrocal, Arrocal Selección 2017, un Reserva de la D.O. Ribera del Duero elaborado con 100% Tempranillo. Un vino que permanece 18 meses en barricas de roble francés y con un mínimo de 18 meses de afinamiento en botella. En el paladar el vino es puro, concentrado y sedoso, de entrada amable pero con cuerpo. equilibrado, deja una sensación aterciopelada en boca gracias a sus taninos bien integrados, que le proporcionan estructura y complejidad. Lo acompañamos de uno de los platos más divertidos y que me gusta también disfrutarlos en barra, los “Briochitos” que los encontramos de dos sabores, uno de Centolla y otro de muslos de Faisán confitado, un plato donde encontramos dulce, salado y picante…

urrechu arrocal

El último plato era recomendación de Manuel y no se equivocaba: Bacalao al Pil-pil sobre Ajoarriero, un plato de una gran delicadeza, estupendo producto y punto del pescado perfecto. ¡Un platazo!

urrechu bacalao

Para el postre Manuel nos puso este Sitta Pereiras, un vino blanco dulce natural, una uva que tiene como peculiaridad la alta acidez que presenta aún en el momento óptimo de madurez. Pereiras es un vino ligero, con buen equilibrio entre dulzor y acidez, que por su golosidad y frescura resulta especialmente recomendable para platos dulces.

urrechu sitta

El postre es toda una sorpresa para los adictos al Chocolate. En mesa te presentan un huevo de cacao al que le vierten chocolate líquido y caliente que consigue fundirlo ante la mirada entretenida del comensal.

urrechu postre

Hay que aprovechar estos buenos días de calor para visitar el restaurante Urrechu, un placer poder cenar en esa terraza, déjate aconsejar por Manuel en los vinos y no te olvides pedir su Ensaladilla o su Bacalao… ¡De otra galaxia!

RESTAURANTE URRECHU VELÁZQUEZ

Dirección: Calle de Velázquez, 150

Zona: Joaquín Costa (Madrid)

Teléfono: 911 211 444

WEB URRECHU VELÁZQUEZ

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta