“Macán” estrena cosecha y muy pronto bodega…

viñedos-macan-planeta-en-conserva

El sueño se ha hecho realidad. Dos nombre míticos en el mundo del vino (la familia Rothschild, accionista de Château Lafite y la familia Álvarez propietaria de Vega Sicilia) han cumplido el sueño de crear un proyecto que ha costado más de 15 años y una inversión de 26 millones de euros, (entre la compra de terrenos, preparación del viñedo, la elaboración de sus primeras cosechas Macán y la construcción de una nueva bodega, diseñada por el arquitecto Enrique Johansson).

Macan-clasico-planeta-en-conservaUn amigo común presentó hace 15 años a Benjamin de Rothschild y Pablo Álvarez. El destino estaba trazado. De esa reunión surgió el proyecto de crear un vino en la Rioja, una tierra legendaria en el mundo del vino. Así comenzó este gran proyecto que hoy día ya es una realidad.

Ariane de Rothschild lo explica: “Nos encantó la filosofía de trabajo de Vega Sicilia y Pablo Álvarez. El proyecto es la unión de dos familias que piensan igual. En aquel momento antes de que nos sacudiera la crisis, pocos se planteaban invertir a tan largo plazo. Dijimos que este iba a ser un vino para nuestros hijos que, con el paso de las generaciones, tendría la categoría de mítico. Y después de hacer las primeras catas, no me cabe duda de que lo vamos a conseguir”.

Pablo Álvarez añade: “Lo primero, lo más largo y lo más caro fue comprar las tierras. Buscábamos lo mejor y elegimos la zona de San Vicente de la Sonsierra y Samaniego. Allí adquirimos 120 hectáreas de viñedo mediante 70 operaciones de compra que llevamos a cabo discretamente para no levantar sospechas. Y elegimos cepas con al menos 35 años de edad”.

La tierra es clave pero es sólo el principio. Después hay que cuidar la viña, seleccionar la uva que se deja en cada cepa y elaborar un vino, siguiendo el estilo bordelés -de primer y segundo vino-, como se ha venido desarrollando en los chateaux de Burdeos desde el siglo XIX. Y el tiempo…

El tiempo es fundamental para alcanzar un buen vino.

La primavera pasada salió al mercado la primera cosecha de Macán 2009. Fueron 90.000 botellas (Macán y Macán Clásico) que se agotaron en semanas aunque la previsión es llegar a las 350.000 botellas en función de las cosechas. Para esa añada y la del 2010 se ha utilizado una nave de elaboración en alquiler. Ahora está en marcha la bodega propia que está construyéndose en Samaniego y cuyo proyecto fue adjudicado mediante un concurso al arquitecto Enrique Johansson.

El terreno para la bodega Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia está situado a pocos kilómetros de Samaniego y está enclavado en un entorno rural de alto valor paisajístico, entre el macizo de la sierra de Cantabria, al norte, y el valle del Ebro, hacia el sur.

Tiene una superficie de 48.750 metros cuadrados, en forma rectangular con una pendiente descendente hacia el valle, de los cuales serán edificados 10.000 metros cuadrados.

El arquitecto explica que el proyecto busca “una máxima: simplificar ideas y conceptos, diseño y formas, materiales y colores, en definitiva hacer simple lo complejo”. La propuesta combinará la funcionalidad y la innovación con la belleza, la armonía y la sostenibilidad, alejándose de las grandes obras arquitectónicas que se han desarrollado en los últimos años en España.

diseño-bodega-macan-planeta-en-conserva

La bodega constará de tres naves principales (Elaboración, Envejecimiento y Expedición) separadas entre ellas para dotarlas a cada una de sus necesidades específicas y, gracias a la pendiente, la gravedad impulsará el vino de una sección a otra.  Las naves estarán articuladas y conectadas por un eje que recorre la bodega de un extremo a otro, lo que permitirá atravesarla sin interferir en los procesos que se llevan a cabo en cada una de ellas, disfrutando del placer de pasear por un camino que literalmente constituye el tiempo que lleva transformar la uva en vino.

diseño2-macan-planeta-en-conserva

La Nave del Agua (Elaboración) está situada en la parte alta de la parcela y será la que reciba la uva. La Nave de la Tierra (Envejecimiento), en el centro, requiere paz, silencio y tiempo. Y la nave del Sol (Expedición) será el último paso en el que el vino verá la luz.

La apuesta por la sostenibilidad permitirá que todo el conjunto de la bodega reduzca un 12% el consumo de agua, el 30% de la emisión de gases de efecto invernadero, el 65% del vertido de residuos y el 70% del consumo eléctrico.

Los materiales que se van a utilizar serán sobrios y sin pretensiones ni brillos, básicamente hormigón, zinc y madera con una doble piel, la exterior (hormigón acabado en piedra) y la interior (porcelana y madera) que, además de servir a las funciones que se les requieren, fusionarán armonía y belleza.

Será una bodega que recoge lo mejor de dos tradiciones vinícolas con el mayor respeto por una tierra ancestral. Un proyecto que recoge la sabiduría centenaria de sus fundadores y la materializa en un edificio vanguardista que responde a las actuales necesidades de una actividad que estas dos familias han convertido en un arte.

diseño3-macan-planeta-en-conserva

 WEB VEGA SICILIA

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta