rocamador portada

Rocamador, el que fuera refugio de los Bosé, abre de nuevo sus puertas…

Debo de reconocer que sentía una especial fascinación por este antiguo convento de monjes franciscanos, regentado en una época no muy lejana (desde el año 1997 hasta el 2012) por la familia Bosé. El actor extremeño Carlos Tristancho y por aquel entonces su mujer Lucía Dominguín Bosé (hija del mítico Luis Miguel Dominguín y la actriz italiana Lucía Borloni, de nombre artístico Bosé) fueron los dueños, durante muchos años, de este complejo hotelero situado en un paraje de la dehesa extremeña, entre los municipios de Barcarrota y Almendral, con un entorno natural que impresiona a primera vista, un enclave mágico cargado de energía donde venían a refugiarse actores, cantantes, toreros, políticos, artistas… que se hospedaban en el precioso hotel para descansar y huir de su ajetreada vida diaria…

rocamador entrada

Aquí celebró su boda la actriz Aitana Sánchez Gijón y el mediático Miguel Bosé (que llegó a ser socio de este complejo durante algún tiempo) pasaba temporadas refugiado en este maravilloso hotel del que también sería socio Alejandro Sanz. Un sinfín de famosos como Imanol Arias, Juan Echanove, Carmina Ordoñez, Fran Rivera… fueron clientes de este hotel, ahora propiedad de la bodega extremeña Pago de las Encomiendas, propiedad de la familia villafranquesa Carrillo García, que lo ha vuelto a poner operativo tras muchos años de abandono y espolio.

rocamador maceta

Las crónicas de aquella época contaban que Rocamador se había cerrado tras una mala gestión, un hotel que llegó a lucir cuatro estrellas (fue nombrado en 2002 mejor hotel por la Guía Gourmetour) y cuyo restaurante fue premiado con una estrella Michelin.

Rocamador ha abierto de nuevo sus puertas con la intención de que vuelva a resurgir y se muestre con ese encanto que siempre le caracterizó.

rocamador casa

Para acceder al complejo debes abandonar una carretera asfaltada y entrar en una de arena y piedras que te llevarán, tras recorrer varios centenares de metros, a este enclave natural, donde el silencio es el mayor atractivo. Al final del camino un portalón metálico con un cartel que te anuncia que has llegado a Rocamador.

rocamador casas

A partir de ese momento, flores, plantas, preciosos edificios de piedra y lo que antiguamente era el convento de piedra, con un gran patio central, desde el que se accede a casi todo el complejo. Ha sido una mala idea traer una gran maleta, no hay ascensor y a las habitaciones se llega por unas estrechas escaleras, pero en eso también reside el encanto de este hotel. Recorro un enorme pasillo para acceder a la habitación, hace muchos años aquellas eran las celdas de descanso de los monjes. Impresiona pensar como sería aquella vida de recogimiento y penurias.

rocamador principal

Los nuevos propietarios de Rocamador han querido mantener al máximo el edifico como estaba y aún encontramos habitaciones diferentes, cada una con una personalidad particular, no hay dos iguales (encuentras habitaciones dobles, dobles deluxe y varias suites), todas amplias y acogedoras con todo lo que necesita el viajero moderno.

rocamador cama

Hay varios espacios que no te dejarán indiferente, uno de ellos el restaurante, ubicado en una antigua capilla del que fue monasterio (dicen que en ella  estuvo orando San Pedro de Alcántara, copatrono de Extremadura). Aún se mantiene todo el frontal, el púlpito y algún banco de madera en el que los monjes escucharían misa. Bajo el altar de la capilla aún reposan los restos de alguno de estos religiosos.

rocamador comedor

Otro espacio idílico es su piscina, desde la que se observa una gran parte de la Dehesa. En la época en que he visitado el hotel estaba tranquila, con una pequeña y acogedora barra cercana para que no te falte de nada, no te quiero ni contar la experiencia de tomarte una copa de vino tumbado en una de sus hamacas interrumpido tan solo por el sonido de algunos pájaros…

rocamador piscina

En un principio comentaba que el hotel pertenecía a una bodega, y como no podías ser de otra manera, sus vinos están presentes en su carta y en cualquiera de los espacios del hotel. La bodega Pago de las Encomiendas tiene una buena variedad de vinos sorprendentes.

rocamador vino

rocamador mesas

Yo pude vivir la experiencia de una cata de vino en su jardín, además con el lujo de que fuera guiada por uno de los dueños de la bodega, Diego Reyes Carrillo, con el que probamos alguno de los vinos. Mucho me han llamado la atención sobre todo el Encomiendas del Terruño, un tinto elaborado con Tempranillo y Graciano con 14 meses de crianza en barricas nuevas de 225 litros de roble francés de Allier, un vino de la tierra de Extremadura. Un vino vivo, que en boca nos muestra su equilibrio y su fruta. Tiene un largo final con chocolates y canela en el retrogusto y un final que te invita a seguir bebiendo…

rocamador cata

Diego explicaba que detrás del Monasterio habían plantado una hectárea con la variedad Garnacha, que es la que tradicionalmente había en los monasterios. Ya han registrado las marcas Rocamador y Monasterio porque la intención es que el vino que aquí se coseche se pueda disfrutar solamente en Rocamador.

En la parte de restauración aún queda trabajo pendiente e ir adaptando la carta al entorno y a los productos locales, aunque todo lo que tomamos estuvo a un buen nivel, como un buen surtido de embutidos extremeños, un revuelto de setas con gambas y jamón o Pluma ibérica extremeña

rocamador platos

Desde el hotel ya avisan de lo que puede ser la experiencia de alojarse con ellos:

Te ofrecemos la posibilidad de dormir entre muros con más de 500 años de historia pero con todas las comodidades actuales…

Ya solo te queda dejarte llevar, probar sus vinos, su gastronomía, pasear por el entorno, en verano disfrutar de su piscina y en invierno de la lectura junto a su chimenea. Muy cerca están Jerez de los Caballeros, joya del barroco extremeño, Zafra, Mérida o la propia Barcarrota, la localidad más cercana. ¡Un lujo para los sentidos!

rocamador camino

HOTEL MONASTERIO DE ROCAMADOR

Dirección: Ctra. N. Badajoz-Huelva, km. 41,100

Localidad: Almendral. Badajoz

Teléfono: 924 11 82 80 / 699 23 41 64

WEB ROCAMADOR

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta