Browse Tag

vega sicilia

La historia de “Vega Sicilia” plasmada en un nuevo libro…

vega-sicilia-1

La historia de Vega Sicilia, la de su insólito nombre y la de las vicisitudes de sus propietarios, es una de las más peculiares y fascinantes de la historia de la vinicultura. Y ahora en un libro que acaba de publicarse y que Pablo Álvarez, el máximo responsable de las bodegas, presentaba en Madrid, se puede descubrir…

pablo-presentacion-planeta-en-conserva

Por primera vez el lector podrá pasear por sus viñedos en las diferentes épocas del año, acompañar a los enólogos en los procesos de elaboración y compartir las notas de cata de Serena Sutcliffe (directora del departamento de vinos de Sotheby’s) vinos que se guardaban celosamente en la bodega, añadas que datan desde 1922.

vega-sicilia-2

vega-sicilia-3

vega-sicilia-4

El libro ha sido escrito por el crítico gastronómico del Financial Times Harry Eyres y por Serena Sutcliffe tras años de intenso trabajo junto a los fotógrafos Gautier Deblond y Johnnie Shand Kydd y la ilustradora japonés Ricca Kawai Kalderon han dado como resultado un libro muy visual con cientos de fotografías, acuarelas e historias que abrirá las puertas de esta emblemática bodega a la mayoría de los amantes del vino.

El libro está dividido en ocho capítulos, el primero de ellos, EL CICLO nos muestra fotográficamente la diferentes épocas de año viñedo. El segundo Harry Eyres hace un recorrido por LA HISTORIA de la bodega y de las tierras en las que se produce remontándose a la prehistoria para entender la peculiaridad de la zona. Incluye fotografías de los fundadores de la bodega y registros de algunas etiquetas. La tercera parte nos habla de LAS SENSACIONES a través de las acuarelas de la japonesa Ricca Kawai Kalderon. El cuarto capítulo está dedicado al DISFRUTE del vino, las sensaciones, el disfrute de la vida y al movimiento slow food. La quinta parte se centra en EL VINO, Serena Sutcliffe nos habla de los viñedos y de la singularidad de sus vinos. La sexta parte recoge las NOTAS DE CATA de los vinos desde 1922 al 2014, y para los coleccionistas también nos muestra las etiquetas de los magnum y que conforman una bella tradición: en ellas aparece siempre un cuadro de un famoso pintor español. El penúltimo capítulo se centra en LA BODEGA, incluye planos y fotografías. Para finalizar nos muestra fotográficamente el proceso de ELABORACIÓN del vino.

portada-vegasicilia

SOBRE LOS AUTORES

Harry Eyres, trabaja para el Financial Times desde enero de 2004. Previamente, fue crítico de arte y de teatro para The Times, experto en vino para Harpers & Queen, columnista sobre vino para The Spectator, y el primer, y hasta el momento único, jefe de la sección de poesía para The Daily Express.

Serena Sutcliffe, es una de las mayores autoridades mundiales en lo que a vino se refiere y ha sido reconocida internacionalmente por sus escritos sobre vino y por su exquisito gusto. Desde que en 1991 se uniese a Sotheby’s. ha desempeñado el cargo de especialista internacional en vino y de miembro de la junta europea de Sotheby’s.

pablo-alvarez-planeta-en-conserva

DATOS DEL LIBRO:

Encuadernación: Seda – Dimensiones: 24,5 x 27 – Páginas: 272

ISBN: 978-84-16142-35-4 – Idiomas: Español / Inglés – Precio: 90,00 €

WEB VEGA SICILIA

 

“Macán” estrena cosecha y muy pronto bodega…

viñedos-macan-planeta-en-conserva

El sueño se ha hecho realidad. Dos nombre míticos en el mundo del vino (la familia Rothschild, accionista de Château Lafite y la familia Álvarez propietaria de Vega Sicilia) han cumplido el sueño de crear un proyecto que ha costado más de 15 años y una inversión de 26 millones de euros, (entre la compra de terrenos, preparación del viñedo, la elaboración de sus primeras cosechas Macán y la construcción de una nueva bodega, diseñada por el arquitecto Enrique Johansson).

Macan-clasico-planeta-en-conservaUn amigo común presentó hace 15 años a Benjamin de Rothschild y Pablo Álvarez. El destino estaba trazado. De esa reunión surgió el proyecto de crear un vino en la Rioja, una tierra legendaria en el mundo del vino. Así comenzó este gran proyecto que hoy día ya es una realidad.

Ariane de Rothschild lo explica: “Nos encantó la filosofía de trabajo de Vega Sicilia y Pablo Álvarez. El proyecto es la unión de dos familias que piensan igual. En aquel momento antes de que nos sacudiera la crisis, pocos se planteaban invertir a tan largo plazo. Dijimos que este iba a ser un vino para nuestros hijos que, con el paso de las generaciones, tendría la categoría de mítico. Y después de hacer las primeras catas, no me cabe duda de que lo vamos a conseguir”.

Pablo Álvarez añade: “Lo primero, lo más largo y lo más caro fue comprar las tierras. Buscábamos lo mejor y elegimos la zona de San Vicente de la Sonsierra y Samaniego. Allí adquirimos 120 hectáreas de viñedo mediante 70 operaciones de compra que llevamos a cabo discretamente para no levantar sospechas. Y elegimos cepas con al menos 35 años de edad”.

La tierra es clave pero es sólo el principio. Después hay que cuidar la viña, seleccionar la uva que se deja en cada cepa y elaborar un vino, siguiendo el estilo bordelés -de primer y segundo vino-, como se ha venido desarrollando en los chateaux de Burdeos desde el siglo XIX. Y el tiempo…

El tiempo es fundamental para alcanzar un buen vino.

La primavera pasada salió al mercado la primera cosecha de Macán 2009. Fueron 90.000 botellas (Macán y Macán Clásico) que se agotaron en semanas aunque la previsión es llegar a las 350.000 botellas en función de las cosechas. Para esa añada y la del 2010 se ha utilizado una nave de elaboración en alquiler. Ahora está en marcha la bodega propia que está construyéndose en Samaniego y cuyo proyecto fue adjudicado mediante un concurso al arquitecto Enrique Johansson.

El terreno para la bodega Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia está situado a pocos kilómetros de Samaniego y está enclavado en un entorno rural de alto valor paisajístico, entre el macizo de la sierra de Cantabria, al norte, y el valle del Ebro, hacia el sur.

Tiene una superficie de 48.750 metros cuadrados, en forma rectangular con una pendiente descendente hacia el valle, de los cuales serán edificados 10.000 metros cuadrados.

El arquitecto explica que el proyecto busca “una máxima: simplificar ideas y conceptos, diseño y formas, materiales y colores, en definitiva hacer simple lo complejo”. La propuesta combinará la funcionalidad y la innovación con la belleza, la armonía y la sostenibilidad, alejándose de las grandes obras arquitectónicas que se han desarrollado en los últimos años en España.

diseño-bodega-macan-planeta-en-conserva

La bodega constará de tres naves principales (Elaboración, Envejecimiento y Expedición) separadas entre ellas para dotarlas a cada una de sus necesidades específicas y, gracias a la pendiente, la gravedad impulsará el vino de una sección a otra.  Las naves estarán articuladas y conectadas por un eje que recorre la bodega de un extremo a otro, lo que permitirá atravesarla sin interferir en los procesos que se llevan a cabo en cada una de ellas, disfrutando del placer de pasear por un camino que literalmente constituye el tiempo que lleva transformar la uva en vino.

diseño2-macan-planeta-en-conserva

La Nave del Agua (Elaboración) está situada en la parte alta de la parcela y será la que reciba la uva. La Nave de la Tierra (Envejecimiento), en el centro, requiere paz, silencio y tiempo. Y la nave del Sol (Expedición) será el último paso en el que el vino verá la luz.

La apuesta por la sostenibilidad permitirá que todo el conjunto de la bodega reduzca un 12% el consumo de agua, el 30% de la emisión de gases de efecto invernadero, el 65% del vertido de residuos y el 70% del consumo eléctrico.

Los materiales que se van a utilizar serán sobrios y sin pretensiones ni brillos, básicamente hormigón, zinc y madera con una doble piel, la exterior (hormigón acabado en piedra) y la interior (porcelana y madera) que, además de servir a las funciones que se les requieren, fusionarán armonía y belleza.

Será una bodega que recoge lo mejor de dos tradiciones vinícolas con el mayor respeto por una tierra ancestral. Un proyecto que recoge la sabiduría centenaria de sus fundadores y la materializa en un edificio vanguardista que responde a las actuales necesidades de una actividad que estas dos familias han convertido en un arte.

diseño3-macan-planeta-en-conserva

 WEB VEGA SICILIA

 

 

 

 

 

 

Santceloni + Vega Sicilia = Felicidad

oscar-velasco-alberto-granados

Es una ecuación dificilmente superable: Los vinos de Vega Sicilia y la gastronomía de Oscar Velasco y el equipo de Sant Celoni. La prestigiosa bodega nos reunía a un grupo de periodistas para hacernos partícipes de una nueva marca que integrará las diferentes bodegas del grupo: Tempos Vega Sicilia.

javier-pablo-vega-sicilia-planeta-en-conserva

La marca corporativa identificará a todos los vinos de la bodega fundada en 1864 por Eloy Lecanda y propiedad de la familia Álvarez desde 1982. Sus vinos – Único, Reserva Especial, Valbuena y Alión (Ribera del Duero); Pintia (Toro) y los Oremus (Tokaj, Hungría)- estarán ahora representados por la nueva marca que reconocerá y promoverá sus valores individuales y su prestigio colectivo.

La compañía decidió hace cerca de dos años que había llegado el momento de crear una marca corporativa que pusiera en valor las peculiaridades de cada uno de los vinos del grupo y, a su vez, estableciera su origen, rasgos comunes y la identidad global de todos ellos a partir de una bodega mítica: Vega Sicilia.

Pablo Álvarez considera que el momento adecuado para el lanzamiento de la marca no podía ser otro que 2014, el 150 aniversario de la fundación de la bodega.

Álvarez afirmó que “Tempos Vega Sicilia es hoy el símbolo de una nueva etapa construida sobre una cultura que tiene una manera especial de entender la elaboración del vino: el respeto por la naturaleza, la esencia de lo auténtico y la apuesta permanente por la excelencia”. Y subrayó que los objetivos prioritarios de la familia Álvarez al frente del grupo han sido “mejorar la calidad de los vinos, crear nuevas bodegas e impulsar el crecimiento, prestigio y expansión internacional de todas sus marcas, manteniendo siempre la esencia de la bodega, el afán de superación en cada cosecha y el firme compromiso con sus clientes”. Tempos Vega Sicilia produce un máximo de 1,5 millones de botellas al año, siempre en función de las cosechas, distribuidas entre todos sus vinos, que son repartidas a sus 4.500 clientes de 110 países de todo el mundo. Esta cifra incluye los Macán (Rioja), procedentes de la bodega creada al 50% entre la familia Rothschild y los Álvarez.

Para presentar la nueva marca anunciada dentro del 150 Aniversario de las bodegas se convocó a varios medios especializados en gastronomía (entre los que estaba Planeta en Conserva) y se sirvieron varios vinos acompañados de la cocina de Oscar Velasco.

El primer vino que nos sirvieron fue un vinto tinto Macán ’10, un estupendo vino de Rioja, fresco y  muy complejo, que esta añada creo que aun no se ha comercializado. Un vino que ha costado sacarlo muchos años y que en su versión del ’09 ya ha dado muchas alegrías…

macan2010-vega-sicilia-planeta-en-conserva

Que Oscar acompañó con un Tartar de Vieiras aliñadas con Jerez, polvo de jamón y piel de limón. Un plato exquisito pero una apuesta peligrosa por los sabores ácidos del plato, pero un buen vino lo aguanta… “casi todo”

santceloni-planeta-en-conserva-2

Después nos servirían una delicia de tinto Valbuena 5º Año ’10, un vino intenso en nariz, y que en boca predominan las notas de frutas rojas maduras y balsámicas. ¡Un vinazo!

valbuena2010-vegasicilia-planeta-en-conserva

Y sirvieron una Alcachofa, Apionabo y Trufa Negra, con el jugo de jamón y centeno. Otra apuesta muy arriesgada porque generalmente la alcachofa marida mal con el tinto, pero el plato era tan sabroso y el vino tan bueno que se lo perdonamos todo.

santceloni-vegasilicia-planeta-en-conserva-4

Y por último otra delicia para los sentidos, el tinto Vega Sicilia Único ’04, intenso de aromas y sabor, redondo, es una delicia olerlo y sobre todo catarlo y mantenerlo en la boca. “De 10”

unico2004-vegasicilia-planeta-en-conserva

Que acompañamos con dos platos diferentes, por un lado con un Lomo de merluza, Puré de boniato especiado y polvo de Ajo Frito, realmente de “10” con el punto de cocinado del pescado perfecto y eso que era difícil servir tantos comensales a la vez.

santceloni-planeta-en-conserva-3

Y a continuación la Espalda de Cabrito, Zanahorias, salsifí y rábano picante…

santceloni-planeta-en-conserva-1

Una comida a la altura de los grandes vinos que nos tomamos. Para terminar nos sirvieron un Vino dulce Tokaji Oremus 5 puttonyos ’05, una joya dulce para la boca para acompañar el postre: Un delicioso Helado de coco, Piña, hinojo, manzana, dulce de membrillo y brandy

postre-santceloni-planeta-en-conserva.jpg

Y por supuesto las delicatesen dulces…

postres-santceloni-planeta-en-conserva.jpg

En resumen un maridaje perfecto, los vinos de Vega Sicilia y la comida de Sant Celoni. Habría que destacar también el gran esfuerzo que hicieron el equipo de sala, pendientes de todo detalle y consiguiendo que no se notara que éramos muchos comensales a la mesa. Sigo pensando que este restaurante es de TRES ESTRELLAS MICHELIN

LA HISTORIA DE UNA BODEGA LENGENDARIA…

La finca de Vega Sicilia está situada en la margen izquierda del Duero a 15 kilómetros de Peñafiel y a 41 de Valladolid, en el corazón de la comunidad de Castilla y León, y está compuesta por 985 hectáreas de terreno situadas en los términos municipales de Quintanilla de Onésimo y Valbuena del Duero.

Los orígenes de la finca son inciertos aunque parece que data del siglo X, según los investigadores. La zona comenzó a desarrollarse en torno al alfoz y castillo de Peñafiel que, en el siglo XII, era “comunidad de villa y tierra” en torno a la cual se asentaron numerosas aldeas. En 1143 se fundó el monasterio de Santa María de Valbuena, que generó numerosos conflictos con la villa de Peñafiel por la propiedad de la finca durante toda la Edad Media hasta que, en el siglo XV, ambos llegaron a un acuerdo. A Peñafiel le correspondería la jurisdicción del coto, la propiedad del suelo (cereales y viñas), y el “vuelo”, es decir el arbolado, leñas, pastos y caza, sería de aprovechamiento común para la villa y monasterio.

El primer nombre conocido de la finca fue Coto de Santa Cecilia, al existir una capilla en honor a dicha santa en esas tierras, que el lenguaje popular llegó a sincoparlo y convertirlo tiempo después en Vega Sicilia.

Tras numerosos avatares y arrendamientos de la finca, Toribio Lecanda la compró en 1848 y allí comenzó a elaborar vinos, brandis y ratafías hasta que la donara en herencia a su hijo Eloy, el auténtico visionario que fundó la bodega en 1864. Su trabajo, con la plantación de nuevos tipos de vides e innovación en la elaboración de vinos, se vería reconocido desde 1873 por numerosos premios internacionales entre los que cabe destacar el otorgado el 16 de octubre de 1882 por el Ministerio de Fomento “por la aclimatación de plantas exóticas en nuestro país”. Era el inicio del mito.

vega-sicilia-planeta-en-conserva

La contribución de los Lecanda a la historia de la bodega fue decisiva pero tampoco sería igual sin la enorme influencia de otras personas en su larga trayectoria hasta hoy.

Uno de ellos fue Txomin Garramiola quien en 1905 inicia la elaboración de un modelo de vino de carácter familiar, identificado por el largo envejecimiento en madera y una crianza que no bajaba de los siete años. Este singular enólogo, nacido en Markina en 1878, consiguió otros primeros premios de gran prestigio para la bodega concedidos en 1929 durante la Exposición Universal de Barcelona.

El siguiente sería Jesús Anadón, quien –tras pasar 36 años al frente de la bodega- apostó firmemente por la riqueza natural de la finca y la elaboración de vinos únicos,

3abandonando la empresa de semillas que entonces era propietaria de Vega Sicilia, la empresa Prodes.

La propiedad pasaría en 1966 a la familia checa emigrada a Venezuela Neumann Svaton, que la vendería en 1982 a la familia Álvarez. En realidad la familia Álvarez llegó a Vega Sicilia por casualidad. Fue requerida como intermediaria para vender la bodega a dos grupos interesados en Suiza e Inglaterra pero finalmente acabó por comprarla.

La familia Álvarez decidió que la finca abandonara otras explotaciones agrarias y se dedicara exclusivamente a la elaboración de grandes vinos, la verdadera seña de identidad de esta tierra mágica hasta convertirla en este grupo de excelentes vinos al que se fueron incorporando las bodegas Alión, Oremus, Pintia y recientemente Macán, creados mediante una alianza al 50% entre la familia Rothschild y los Álvarez.

Pablo Álvarez afirmaba, poco después de la compra, que “moralmente no se puede vivir de una demanda motivada por un prestigio histórico sin ofrecer algo más”. Tenía toda la razón.

pablo-vegasicilia-planeta-en-conserva.jpg