Visita al restaurante «La Cabra», disfrutando de la cocina de Javier Aranda en Madrid…

Hay restaurantes o chefs que sin saber porqué dejas un poco de lado, eso me ha pasado con Javier Aranda, le he seguido siempre en la distancia y aunque parezca increíble aún no había visitado ninguno de sus restaurantes. Para ir abriendo boca he conocido su propuesta más desenfadada, el restaurante La Cabra, en Madrid, en el que consiguió su primera Estrella Michelin con tan sólo 27 años…

Ahora el chef comparte este restaurante (que perdió la Estrella Michelin en la última edición) con el gastronómico Gaytán (Que abrió en 2016 y en el que logró otra estrella Michelin a los 5 meses de su apertura).

Javier Aranda ha crecido en el seno de una familia de tradición hostelera. Estudió en la Escuela de Hostelería de Toledo y se formó con grandes referentes de la alta cocina española como El Bohío, Ars Vivendi, Urrechu, Santceloni y Piñera. En 2012, recibió el galardón de Cocinero Revelación, premio compartido otorgado por Madrid Fusión. A partir de ahí comienza su primer proyecto en solitario con este restaurante que abrió sus puertas en 2013.

Lo primero que sorprenden al acceder al local recién remodelado y decorado es su amplia barra donde la coctelería ha tomado mayor presencia, un espacio acogedor donde destaca la madera y los colores cálidos, un lugar ideal para compartir con amigos o en pareja, me ha encantado la decoración. Una cocina vista que donde se puede seguir el trabajo de los cocineros a través de un cristal.

La cocina de Javier Aranda destaca por tener una identidad propia. Se define como un «embajador del producto español», un abanderado de la cocina responsable a partir de productos nacionales de temporada, y respetando su estacionalidad y su punto álgido de calidad y conservación.

La carta se compone de platos muy emblemáticos de la gastronomía madrileña y manchega, mantiene propuestas tan arraigadas al restaurante como el imprescindible bocata de calamares (que el día que visité el restaurante no lo tenían en carta, una excusa para regresar pronto). Vamos a dar un repaso a los platos que probé… Lo primero que tendría que destacar es el Pan que ellos mismo elaboran…

Comenzamos con un vino blanco, Vacceos 2018, un Verdejo de Rueda de bodegas Cuatro Rayas. Un vino ligero, elaborado íntegramente con uvas seleccionadas de la variedad Verdejo. Color dorado con reflejos acerados. Aromático, afrutado y suave. Correcto sin más…

Entre los primero platos de la carta podemos elegir entre las Ostras al natural (4, 50 unidad) la Ostra Gilda (6 €) el Ajoverde de Pistacho y Anguila ahumada (9 €) que me sorprendió mucho y fue uno de los platos que más me gustaron, una versión muy especial del Ajoblanco malagueño cambiando la Almendra por el Pistacho y en la base del plato encontramos la Anguila ahumada y Ajo negro…

o el Croissant de kokotxas (11 €) un curioso bocado…

El resto de entrantes serían las Tres maneras de disfrutar el Mejillón (16 €) el Tiradito de Vieiras (14 €) la Burrata, Tomate Berenjena al carbón y vinagreta de Anchoa (15 €) el Carpaccio de Langostino (19 €) o el Espárrago blanco, picado de hierbas y salsa de Huevo (7/12 €) el picado era de hierbas de Menta y Albahaca y una muy buena salsa de Huevo de Corral y Soja…

Cambio de vino, en esta ocasión probamos La Clave 2017, un vino del Bierzo elaborado por Raúl Pérez. «La Clave 2017 es un excelente vino elaborado bajo la D.O Bierzo siguiendo un proceso de vinificación totalmente natural. La Clave es una coupage de uvas de las variedades Mencía, Syrah y Tempranillo las cuales proceden de los terrenos de Valtuille y son recolectadas de forma manual. Tiene un intenso color rojo ruby muy limpio y brillante, con ribete cardenalicio. En nariz, nos encontramos con un tinto del Bierzo muy complejo que cuenta con una amplia gama de aromas en los que predomina la fruta negra madura (frambuesas, moras…) junto a notas florales y a especias que nos acercan recuerdos a pimientas y vainilla. En boca, resulta un vino muy fresco y equilibrado con muy buena acidez en el que predomina el frescor a frutas que ya percibimos en fase olfativa y los toques a madera de su crianza. Texto Taninowine»

En la carta encontramos también dos tipos de arroz diferentes, el Arroz pescado / marisco (22 €) y el Arroz de Codornices de las Landas (19 €). En Pescados encontramos la Parpatana de Atún y salsa Ponzu (100 gr. 9 €) la Albóndiga de Bonito (9 / 16 €) el Salmonete a la brasa, Naranja y Azafrán (14 / 26 €) y la Caballa, holandesa de miso y parfait de Huevas (16 €) Otro de los platos más sorprendentes, buen producto y buena conjugación de sabores…

En carnes encontramos el Jarrete de Ternera lechal, puerros y Robuchon (12 / 21 €), la Presa ibérica al carbón y ensalada de Alubias de Ganxet (18 €), el Tartar de ternera blanca (18 €) o el Canelón de Pollo Payés y Chipirones (9/16€)

Entre los Postres encontramos platos muy apetecibles como la Tarta de zanahoria, San Simón y sorbete de albaricoque y zanahoria, la Tarta de Queso, Apio y espuma de Mascarpone ahumado, el Churro, Jamón, Chocolate especiado, el Helado de pan tostado o la Torrija de la casa (Todos a 8 €) jugosa y bien acompañada de Helado de Caramelo…

Un restaurante muy confortable, con una bonita decoración, buena cocina con platos apetecibles y un precio moderado. Ideal para ir con pareja o amigos. Buena propuesta de coctelería para tener una velada más desenfadada.

RESTAURANTE LA CABRA

Dirección: Calle Francisco de Rojas, 2

Zona: Alonso Martínez

Teléfono: 914 457 750

WEB RTE. LA CABRA

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario


*