Pacharán «Zoco» renueva imagen y botella

Cambiar el packaging de una marca no es tarea sencilla, son muchos los riesgos que se pueden llegar a correr y de hecho, la marca navarra de pacharán Zoco, ha necesitado 60 años para cambiar su icónica botella por primera vez…

Y era un paso muy importante porque el emblemático Pacharán Zoco ha sido protagonista de un sinfín de sobremesas e historias a lo largo de estos años convirtiéndose en símbolo de arraigadas tradiciones y amistad.Foto Botella Zoco Frontal OK

Algo de historia…

Para conocer más de Zoco nos tenemos que remontar a finales del siglo XIX, cuando la familia Velasco elaboraba licores en Viana, Navarra. Fue en 1926 cuando Ambrosio Velasco presentó por primera vez sus productos en la Exposición General de Burdeos y en la Exposición Regional Agroalimentaria de Pamplona.

Entre esos licores se encontraba el pacharán, que poco a poco el consumidor iba reconociéndolo por la calidad del producto y que muy pronto comenzó a pedirlo y buscarlo. Es en ese momento cuando se dieron cuenta de la necesidad de ponerle un nombre para que la gente lo reconociera y, también, para distinguirlo claramente de otros pacharanes sin marca. Así nació Zoco en 1956: arañones recogidos en el monte, elaboración tradicional… y el reconocimiento de los clientes.

En los años 60 ya tuvieron que organizarse para obtener una buena recogida de producto, sería en León, Burgos, Soria, La Rioja, Huesca, Teruel… Años de recorrer valles y pueblos del norte de España organizando cuadrillas que salieran al monte, puntos en los que hacer acopio de lo recogido con un viejo Barreiros, el pequeño camión que tenía en aquel momento la empresa que no pasaba en las cuestas de los… ¡30 kilómetros por hora!

Así continuaron hasta finales de los años 70. Entonces las cuadrillas fueron disminuyendo: los jóvenes se iban a trabajar a las ciudades, los mayores bastante hacían con hacerse cargo del campo… Y seguía subiendo la demanda de Zoco… Tuvieron que buscar otros sitios donde recoger arañones y lo encontraron en los países del Este de Europa: Rumania y Bulgaria y otra vez tuvieron que volver a organizar cuadrillas de recogida, puntos de entrega para cargar camiones frigoríficos, pero ahora ¡a 3.000 kilómetros de Navarra!

Y así llegamos a los años 80 con el pacharán Zoco popularizado en toda España y con un empeño claro: seleccionar las mejores plantas de endrinas de Navarra e intentar cultivarlas ¡No se dejaban domesticar! El endrino es un arbusto silvestre que crece muy intrincado y no era apto para el cultivo. Pero quedaba aun otra técnica agronómica: el injerto. Las variedades que se adaptaron bien al injerto (algunas morían a los dos o tres años) se volvieron a seleccionar para quedarse con las que mejor calidad de fruta que les daban… Al final del proceso habían transcurrido más de 10 años…

A mediados de los años 90 ya tenían cultivos de endrinas en Navarra y, para poder hacerlo “in situ” en 1995 se desplazaron a Dicastillo, en Tierra Estella, al lado de las fincas en que cultivan las endrinas. Allí encontraron el entorno ideal para la elaboración de su licor tradicional: la finca de 6 hectáreas totalmente amurallada del Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo, espléndido palacio construido por Doña Maria Diega de Desmessieres y Sevillanos en 1890. Dentro de la finca amurallada cultivan desde entonces parte de sus endrinos y elaboran el Pacharán Zoco.

Pacharán Zoco es elaborado sólo con endrinas navarras y, desde 2010, incluyen el compromiso en las etiquetas de su pacharan: hecho con endrinas 100% navarras. Y así han llegado al 60 aniversario en 2016 como el Pacharán Navarro líder en ventas… y en compromiso con su origen: 100% navarro.

Ambiente Vasito Zoco 2

Pacharán Zoco ha dado ahora un nuevo giro a su historia y, sin perder de vista sus raíces y ese objetivo primordial de ser el nexo de todo “lo que de verdad nos une”, se moderniza y se sofistica con una espectacular nueva botella que deja atrás el modelo con el que se ha identificado durante casi medio siglo.

La emblemática marca ha presentado un diseño octogonal que, junto a su transparencia, son los protagonistas de este rediseño, con el objetivo de mostrar la gran calidad del líquido que contiene y manteniendo algunos elementos diferenciadores, como el texturizado en los laterales.

El logotipo también refleja el cambio manteniendo la esencia, plasmándose en una etiqueta más limpia para dar toda la relevancia a la marca. En palabras de Emilio Restoy Cabrera, director general de Grupo Diego Zamora (propietario de Zoco desde 2010), “el cambio que estamos acometiendo en Zoco no solo se limita a la nueva botella afirma. Se trata de una evolución en la identidad y estrategia de la marca, a fin de hacerla más moderna y aspiracional”.

botellas zoco

Para más información de Pacharán Zoco PINCHA AQUÍ

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario


*