Restaurante «La Milla» (Marbella) el mejor producto con vistas al Mediterráneo…

Conocí La Milla de Marbella el pasado año y realmente me pareció uno de esos restaurantes junto al Mar imprescindibles si viajas por la Costa del Sol (PINCHA AQUÍ para leer el artículo) desde aquella visita han pasado 12 meses, una crisis provocada por el Covid-19 y una reforma, con un nuevo interiorismo y decoración a cargo del Estudio de Marta Zarzalejos, pero he podido comprobar que siguen con ganas y con casi más que el año pasado y que el producto, el servicio y el ambiente continúan siendo de primera… 

Seis temporadas llevan Luis Miguel Menor y César Morales con esta aventura al pie del Mar, en plena Milla de Oro de Marbella, demostrando que un Chiringuito puede ser también un restaurante con una buena gastronomía, con el mejor producto fresco y con el mejor ambiente. Ya han conseguido una clientela fiel que llena cada día el restaurante para comer y cenar (por lo que os recomiendo reservar para no quedaros sin mesa).

El año pasado nos sorprendieron mucho con el producto y este año tenían el listón puesto muy alto… ¡pero han conseguido volver a hacernos felices con los platos que nos sirvieron!

Comenzamos al igual que en la visita anterior con varias conchas, uno de mis platos favoritos, una Concha fina de Marbella (de tamaño espectacular) un Bolo de Fuengirola y una Ostra de la Bretaña uno de los platos dentro del apartado de la carta «Nuestros crudos & ostras» (aquí no se puede engañar al comensal y si el producto no es bueno no se puede camuflar entre salsas o acompañamientos, en el producto fresco es donde un restaurante se la juega, y en este caso es uno de sus puntos fuertes) donde también podemos encontrar el Tartar de atún rojo acompañado de Pan Carasatu y Helado de Wasabi, el Ceviche de Carabinero y Lubina con la cabeza del Carabinero frita, el Carpaccio de Ternera , Rúcula selvática, Parmesano, Tomate Cherry confitado, lágrimas de Mostazas y gotas de Limón o el Caviar Nacarii

 

En La Milla siguen apostando también por su oferta «líquida» y encontramos más de 400 referencias de vino y dentro del equipo de sala encontramos la figura del Sumiller, algo que no es muy habitual en los restaurantes del mismo perfil. Nos recomendaron este rosado de Ribera del Duero Pícaro del Aguila un clarete ecológico 2017. «Este es un rosado de la D.O. Ribera del Duero elaborado por Dominio del Aguila en la localidad de La Aguilera, Burgos. Dominio del Aguila es una bodega creada por Jorge monzón e Isabel Rodero en 2010. Jorge comenzó sus estudios de enología en Burdeos y prosiguió su carrera profesional por bodegas emblemáticas como Romanée-Conti y Vega Sicilia hasta recalar en bodegas Arzuaga. Cultivan 30 hectáreas de viñedo en ecológico, las variedad principal plantada es la Tempranillo con otras variedades locales como la Bobal, Garnacha y Albillo sobre suelos arcillo-arenoso-rocoso dependiendo de la parcela. Pícaro del Águila Clarete se elabora de una forma tradicional, como se vinificaban antes los rosados de la zona, con variedades tintas y blancas fermentadas a la vez. Tempranillo y Albillo como variedades principales y algo de Bobal y Garnacha se utilizan para crear este vino. Fermentan conjuntamente en barricas de roble francés donde se cría durante 20 meses». (Texto Decántalo.com)

Un bocado espectacular, una Tosta que preparan con la parte más grasa del Jamón Ibérico de Carrasco, un tartar de Gamba blanca de Marbella muy poco aliñada, y las cabezas de la Gamba fritas, la untuosidad del tocino del jamón junto a la frescura de la Gamba hacían de este entrante un «platazo»…

Un plato típico de la zona es sin duda el Ajo Blanco, aquí lo preparan al estilo tradicional (como lo hacía la abuela del chef Luis Miguel Menor, mucho más espeso) y lo acompañan con unas Almendras, Tartar de Atún, Pasas y una Cebolleta encurtida, era divertido ver como cada elemento que te encontrabas le daba un punto distinto al Ajo Blanco, cada cucharada era una sorpresa, y me gustó mucho esa textura para el Ajo Blanco (aunque hay que tomar poquito que llena mucho)…

A continuación este Tartar de Atún Rojo de Tarifa, para preparar este plato separan la clara de la yema, la Clara del Huevo la fríen hasta dejarla con «puntillita» y la Yema se cura en Soja durante dos horas, lo acompañan de Caviar y aconsejan comerlo con las manos… ¡Un disfrute!

 

Cambiamos de vino y probamos este rioja blanco Finca La Emperatriz 2016. «Finca La Emperatriz Gran Vino Blanco es un vino blanco de Viñedo Singular monovarietal de viura elaborado por Viñedos Hermanos Hernáiz (Finca La Emperatriz), bajo la D.O.Ca. Rioja, en España. Viñedos Hermanos Hernáiz estrena una nueva selección de vinos que proceden del viñedo “Finca La Emperatriz” y que reemplazan a la gama de nueve vinos que han venido elaborando hasta finales del año 2019 que, cuando agoten sus añadas en curso, dejarán de estar en el mercado. Es así como Finca La Emperatriz Gran Vino Blanco viene de alguna manera a sustituir al vino Finca La Emperatriz Viura. La Emperatriz Gran Vino Blanco se elabora con racimos de la variedad viura que nacen en cepas con edades que van de los 50 a los 65 años de edad y que provienen de la Finca La Emperatriz que cuenta con parcelas con suelos compuestos por gravas y cantos rodados que esconden una interesante estructura franco-arenosa. La vendimia se lleva a cabo de manera manual y los racimos pasan por la mesa de selección antes de macerar durante seis horas con sus hollejos. La mitad de las bayas fermentan en depósitos de hormigón y el resto lo hace en barricas de 225 litros de capacidad. El vino resultante pasa por cuatro meses de crianza bajo sus lías finas y con aplicación de battonages muy espaciados. El vino se trasiega a depósitos de hormigón donde permanece 10 meses para después pasar por una crianza en barricas de roble francés donde una tercera parte lo hace en barricas nuevas, otra tercera parte en barricas de segundo año y la parte restante se cría en barricas de tercer año. Finca La Emperatriz Gran Vino Blanco 2016 es un vino blanco que en nariz ofrece aromas que recuerdan a las frutas y flores blancas, y sutiles notas herbales que recuerdan al heno. Su paso por boca es sedoso y fresco, donde se reafirma la fruta con elegancia y complejidad. Un vino de postgusto largo y persistente». (Texto Decántalo.com)

Nos servían la parte «cocida» con tres piezas diferentes, Gamba roja de Huelva, Langostino de Sanlúcar (de un tamaño espectacular) y Gamba blanca de Marbella (todo el producto del día) Una delicia…

Y también la parte de brasa, con estas Quisquillas de Motril a la brasa..

En La Milla también encontramos Espetos preparados a la manera tradicional, a la entrada del local tienen su barquita con las brasas donde colocan los Espetos, en este caso Sardinas y Salmonetes, producto fresco y con un buen tratamiento de brasa para dejarlos en su punto…

Y no nos podíamos ir sin probar la fritura andaluza, en este caso una Puntillita frita de Sanlúcar de Barrameda (para mí la puntillita es la fritura más fina que podemos encontrar). En carta también encontramos los Boquerones de la Bahía de Málaga, el Calamar frito, el Bogavante frito y salsa tártara o los Salmonetitos fritos…

Dentro de la carta encontramos «Los clásicos de La Milla» los platos que más se suelen pedir como los Langostinos con nuestro pil-pil, el Plato de jamón ibérico Carrasco (100 gr.), la Cazuela de mejillones vapor al caldo corto, las Anchoas 00 Doña Tomasa con pulpa de Tomate y sus tostas, el Dúo de anchoas: una en Brioche con Mantequilla de Caviar y la otra con Queso Comté y este Carabinero a la brasa, patatas chips, huevo frito y caviar que te preparan en mesa…

 

Después de este homenaje gastronómico tocaba hacer sitio para el postre (a veces suelo pedir el postre solamente para la foto, pero en este caso probé un poco y no puede parar)… Una delicada tarta de Zanahoria acompañada de un helado de Galletas María que directamente me trasladó a mi infancia, exquisito el helado y la tarta muy jugosa…

Para terminar la comida o cena una buena propuesta es acabar con un cóctel, en La Milla apuestan fuerte por la Coctelería, que no solo incluye cócteles clásicos sino también creaciones propias.  Además, para quienes quieran disfrutar de un día de playa, La Milla dispone de una zona habilitada con hamacas premium y servicio especial que permitirá contemplar las sensacionales vistas al mar Mediterráneo. En definitiva, un destino imprescindible para los amantes de la gastronomía y la Costa del Sol. ¿Se puede pedir más?

RESTAURANTE LA MILLA MARBELLA

Dirección: Urbanización Los Verdiales (Entre Hotel Marbella Club y Hotel Puente Romano)

Localidad: Marbella (Málaga)

Teléfono: 952 009 080

Horario de verano: Abierto todos los días de 10:00h a 20:00h (Horario de cocina: de 13:00h a 18:00h)

WEB LA MILLA MARBELLA

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta


*