Filandón, uno de los imprescindibles a las afueras de Madrid…

Filandón es el nombre que se da a «Una reunión alrededor del fuego, donde se contaban cuentos, se recitaban romances, se hablaba de los chascarrillos de los pueblos e incluso se cantaba y se bailaba» y también es uno de los restaurantes más confortables que tenemos a las afueras de Madrid, uno de esos locales imprescindibles para ir en familia…

Filandón está enclavado en el Monte de El Pardo, uno de los bosques mediterráneos mejor conservados de Europa a las afueras de Madrid donde encontramos uno de los mejores productos marinos (sus propietarios son también los dueños de las emblemáticas Pescaderías Coruñesas y de otros buenos restaurantes de pescado como O’Pazo o El Pescador ) y una buena parrilla como eje central de la cocina…

Filandón es un restaurante acogedor, muy de familia y amigos, con una decoración en tonos cálidos y con motivos rurales que hacen que te sientas como en casa…

Con un jardín espectacular que hace que estas noches de verano sean maravillosas, aunque también con frío o lluvia este restaurante, alejado del bullicio de la gran ciudad, tiene un encanto especial…

En la carta encontramos muchos platos apetecibles para empezar como las Croquetas de Carabinero o las de Jamón ibérico que fueron por las que nos decidimos. Para la comida elegimos un vino que nunca falla: Psi en este caso 2016. «Psi 2016 es, según la prestigiosa publicación norteamericana The Wine Advocate, la mejor añada, hasta la fecha, del tercer vino de Dominio de Pingus. El “hermano” pequeño de Pingus y Dominio de Pingus crece, cosecha tras cosecha, en calidad y relevancia, y la que el Club le trae en esta ocasión se distingue respecto a las anteriores por su finura, frescura y elegancia. Y es que, en palabras del propio Peter Sisseck, éste es el Psi con el que siempre soñó. A diferencia de otras añadas, Psi 2016 está elaborado íntegramente con uvas de tinto fino (tempranillo), sin ningún pequeño aporte de garnacha. Su origen está en las cepas viejas, de una edad media de más de 30 años, de seis microparcelas, ubicadas a una altitud entre 800 y 900 metros, en algunas de las mejores zonas de Ribera del Duero. De todo el proceso de creación de esta pequeña joya destacan la maceración, que se llevó a cabo en depósitos de cemento para preservar al máximo los aromas de la fruta; la fermentación natural, sin levaduras añadidas, y una cuidada crianza de 18 meses en depósitos de cemento, tinas de madera y barricas de roble francés usadas para envejecer Pingus y Flor de Pingus. Texto Vinoselección»

Más entrantes como la Chistorra de Arbizu a la parrilla, las Rabitas de Calamar de anzuelo con o sin huevo frito, esta apetecible Ensaladilla rusa con Bonito en escabeche “El Pescador” con un punto de aceituna en la salsa importante pero que le da un toque de personalidad…

Más platos para comenzar serían las Verduritas y Carabineros en fritura, el Taco crujiente de Atún rojo con Chipotle, las Patitas de Pulpo de roca a la brasa, el Calamar de anzuelo a la parrilla, la Pizza de Gamba roja «para chupar las cabezas», el Salpicón de Marisco, las Anchoas de Santoña, las Gambitas de Huelva al ajillo o unas sabrosas Almejas de Carril a la sartén

Después tenemos los platos «de la huerta» como la Ensalada de Tomate y Espárragos trigueros a la brasa, las Verduras de temporada a la parrilla, los Tomates seleccionados con Ventresca de Bonito del norte o la Burrata della Puglia con Tomate de huerta. Para el buen tiempo nos proponen el Vasito de Gazpacho «para ir abriendo apetito» las Láminas de Vaca vieja y Rúcula en frío, el Ceviche de Mero del Cantábrico, los Taquitos de Atún rojo picante sobre Alga Wakame o el Aguachile de Gamba roja. Con los primeros elegidos hay que pensar en los principales. Muy recomendables los tartares cortados a cuchillo de dos tipos, el Steak tartar 100% solomillo de vacuno y el Tartar de Atún rojo de almadraba. Los Arroces tienen muy buena fama y los preparan como tienen que ser: «Secos y bajitos» y los tienes de Arroz negro con Chipironcitos de costa, el Arroz de Carabinero o el que yo tomé, el Arroz con verduras de huerta, muy bueno y como a mí me gusta bien sequito y con socorrat…

En pescados, obviamente, no pueden fallar y encontramos los Bocaditos de Merluza a la romana, la Merluza de anzuelo: cogote o cola, los Chipirones de anzuelo en su tinta, el Pixín, el Tataki de Atún rojo a la parrilla, el Lenguado, el Rodaballo, el Besugo de la pinta, las Cocochas de merluza a la parrilla o al pil-pil o los Mariscos entre los que encontramos la Bandeja de Ostras Gillardeau para verano, el Bogavante gallego a la parrilla, la Gamba gorda cocida o a la plancha ¿Apetecible verdad?

Pues en carnes tampoco andan nada mal con la Hamburguesa de Buey «para comer con las manos», el Solomillo a la parrilla o la Chuleta de vaca vieja a la parrilla…

En la parte dulce también una buena propuesta: Queso con Membrillo y Nueces para acompañar «como en el norte», las clásicas Filloas, el Chocolate de los más golosos, la Oblea caliente de Manzana con Helado de Vainilla o la Tarta templado de Queso al estilo Zuberoa…

Aunque no es un restaurante para todos los bolsillos si que merece la pena darse de vez en cuando un homenaje y disfrutar del selecto producto y el buen ambiente de este restaurante que incita a largas sobremesas en el jardín.

RESTAURANTE FILANDÓN

Dirección: Carretera Fuencarral-El Pardo (M – 612) Km. 1,9 

Zona: Montecarmelo (Madrid)

Teléfono: 917 343 826

Horario: Cocina abierta de 13:00 a 0:00 h. (Cerrado Domingos noche y Lunes todo el día)

WEB RTE. FILANDÓN

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario


*