«Efímero» Madrid, un restaurante con una arriesgada propuesta de carta diaria…

He de reconocer que muy pocas veces me despiertan la curiosidad con una propuesta gastronómica… Vivimos un momento en esto del «comer y el beber» algo «globalizado» donde podemos entrar (al menos en Madrid) en decenas de restaurantes decorados de la misma manera y prácticamente con una idéntica propuesta gastronómica (donde no faltarán el Tartar de Atún o la Hamburguesa gourmet). Por eso, cuando me dijeron que en Madrid acababa de abrir un restaurante con una arriesgada propuesta de temporalidad, donde todos los días se elabora la carta con los productos que hay ese día en el mercado, no pude por menos que interesarme…

El restaurante en cuestión se llama Efímero y pertenece al grupo Rantanplan (con otros restaurantes en Madrid como: Tekel, Pointer, Chow Chow o Pomerania). Al frente de la cocina encontramos al joven chef Joaquín Serrano (uno de los candidatos a cocinero revelación en el próximo Madrid Fusión).

Efímero está localizado en una céntrica ubicación y tienes unas fantásticas vistas a la Plaza de Colón de Madrid (antes perteneciente al restaurante Pointer con quien comparte entrada) aunque el espacio se ha independizado y ahora cuenta con una cuidada y amplia sala, muy bien decorada con un toque moderno pero que transmite confort.

La filosofía del restaurante está muy clara, todos los días se compra el producto para la comida y la cena y se prepara incluso una carta manuscrita. Todo cambia, aunque obviamente los guisos y los fondos si se preparan de un día para otro, incluso algunos platos más famosos como la Torrija salada, el Puerro o las Alcachofas ya las he visto publicadas por otros compañeros que también han venido a conocer el espacio. Aún así me parece que este restaurante tiene sus toques de distinción del resto, además me han convencido mucho los platos que he podido probar y me gusta mucho el atento servicio de sala.

Para empezar, como no, una manzanilla Velo Flor, que se encuentra en plena madurez de su crianza biológica, con una media de edad de unos 10 años. El vino pasa directamente de la bota a la botella, un proceso que culmina en una elaboración totalmente tradicional y artesanal. Perfil marcadamente salino, con recuerdos muy yodados, toques balsámicos, de levadura y ligeros cítricos.

Para no fallar con esta propuesta es importante pegarse al producto, así lo hicieron, por ejemplo, con el Erizo fresco gallego al natural (6 €)

Uno de los platos más sorprendentes es este Puerro braseado con meuniere trufada (22 €)

Y aunque parece mentira ya pudimos probar a principio de enero unos Guisantes lágrima, que acompañaban con un consomé de Pichón y un aire de ibérico, plato muy rico aunque el guisante todavía no es de los «top» (24 €)

Este plato es delicioso, la Alcachofa fresca confitada, su crema, Anguila y Foie para no dejar ni una cucharada en el plato, aunque a mí que me encanta la Anguila me hubiera gustado un poquito más (16 €)

Uno de los «caballos ganadores» del restaurante la Torrija salada con caldo ahumado de Cebolla, muy sorprendente (24 €)

Y para terminar dos pescados, obviamente del día, el Rodaballo a la bilbaína (28 €)

y el Salmonete a la brasa con noisette de Calabacín, dos buenas elaboraciones y un gran producto (27 €)

No dio a tiempo para los postres, pero como no tengo dudas que muy pronto volveré a repetir seguro que os pondré más platos…

Merece la pena probar este restaurante que calidad/precio de momento (al menos hasta que le demos más bombo al restaurante y lo suban) más que moderado (los precios que adjunto son de raciones enteras pero las fotos son de medias raciones)

RESTAURANTE EFÍMERO

Dirección: Calle Marqués de la Ensenada, 16

Teléfono: 910 887 510

Horario: Martes a Sábado de 13:30h – 17:00h y de 20:30h – CIERRE. Domingo 13:30h – 17:00h

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario


*