Nueva York gastronómico, donde comer y beber en la ciudad de los rascacielos…

Reconozco que soy un apasionado de Nueva York, es una de esas ciudades en las que me gustaría vivir (aunque solo fuera un par de meses al año, a ser posible en primavera, porque si esta ciudad tiene algo malo es su clima extremo) y siempre que veo un documental, un artículo, un reportaje sobre la gran Manzana, guardo lugares y direcciones pensando en un hipotético viaje. Hace unos días he podido disfrutar de esta inmensa ciudad, ya por tercera vez, y aunque no son muchas, son suficientes como para daros una buenas recomendaciones. ¡Un consejo! Guardar este artículo porque no vais a encontrar nada parecido ni con más información de gente muy apasionada de Nueva York, y siempre que tengáis un amigo o conocido que viaje a la ciudad de los sueños… ¡A enviarle el enlace!

Una de las buenas cosas que tengo es que estoy rodeado de buenos amigos viajeros siempre dispuestos a darme las mejores recomendaciones, algunas las voy a compartir porque no me ha dado tiempo a visitar la mitad de los sitios que me han sugerido, el primero mi amigo y gran periodista Javier García que además escribió hace tiempo un par de reportajes en Planeta en Conserva (PINCHA AQUÍ para leer el primer reportaje y PINCHA AQUÍ para el segundo).

Aparte de estas indicaciones me sugirió: Un paseo por el barrio de Brooklyn y sobre todo el de Williansburg, allí tienes el hotel The William Vale, con la mejor vista de Manhattan (una terraza en el último piso abierta y con una parte cubierta. Es mejor visitarla de noche para disfrutar de la ciudad iluminada).  Si paseas por Brooklyn, allí tienes Peter Luger, el restaurante clásico de los mafiosos, especializado en carnes y no dejes de visitar en Tribeca La Locanda verde, el restaurante italiano del chef Andrew Carmellini y que tiene como socio de honor al actor Robert de Niro. Mejor para cenar.

¡Y así hice!

Locanda Verde es un coqueto restaurante de aire francés especializado en cocina italiana. Me ha gustado mucho la importancia que le dan a su carta de vinos (todos italianos y a partir de los 50/60 Euros), buenas copas y vino en temperatura. Los platos que tomamos estaban correctos, un jamón Prosciutto di San Daniele, que para ser prosciutto no estaba mal y dos platos de pasta: Los Calamarata (frutti di mare con alcaparras) y los Pappardelle (con una bolognesa de cordero, ricotta y menta). Para los españoles un restaurante bastante caro pero si vas en pareja es un imprescindible…

(377 Greenwich Street. Barrio Soho) ¡Es importante reservar!

Más recomendaciones de Javier García: The Blue Hill, del chef Dan Barber, uno de los mejores de la ciudad (Granja propia y gran producto). También tienes que visitar McSorley’s, la cervecería más antigua de Nueva York. La Taberna Pj Clarkes (un local con mucha solera y una gran hamburguesa). The Dutch en el Soho (Cocina clásica neoyorquina/alemana. No caro. Brunch el fin de semana) y al lado de éste último está la barra de sushi a la que suelen acudir los chefs locales, el Blue Ribbon en Sullivan St. Y por último, y también en el Soho, Balthazar, una brasserie muy agradable.

Balthazar también lo pude visitar, un local con aire francés y en navidades también con una buen grupo de personas esperando a que quede una mesa libre. Mucho bullicio en este restaurante con algún «pero» como que las mesas están muy pegadas y no hay apenas intimidad, pero eso también le da un ambiente desenfadado. En la carta encontramos algunos mariscos y platos franceses. Uno de los más demandados son los Huevos Benedictine (hay que reconocer que tampoco son nada del otro mundo) también es mejorable su Hamburguesa, pero si quieres “ver y ser visto” este es el local (eso sí, lleva la cartera preparada)…

(80 Spring Street. Barrio del Soho)

————————————————————————————
Sergio Alba, el director de exportaciones de Discarlux, gran viajero, me recomendó un restaurante para tomar pizza o hamburguesa que ahora está de moda en la ciudad (tienen un local en Brooklyn y otro en el West Vilage) yo visité Emily West Vilage, las pizzas tenían una pinta espectacular y volveré sin duda, pero la hamburguesa era de 10, con una doble porción de carne de vaca madurada, una increíble salsa con toques dulzones, cebolla caramelizada, queso americano y encurtidos, todos estos ingredientes dentro de un buen pan de pretzel. Las hamburguesas las acompañan de unas patatas fritas rizadas (ya solo por eso merece la pena visitar este local) y pagar los 26 dólares que cuesta cada burguer. Imprescindible reserva porque es un restaurante que desde hace unos meses es difícil encontrar mesa.

Después de haber comido varias hamburguesas para mí ha sido la mejor de todas…

(35 Downing Street. Barrio Hudson Square)

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Otra referencia para mí si viajo a Nueva York es Javier Rioyo, este veterano periodista ha sido durante muchos años director del Instituto Cervantes en la gran Manzana y es un gran «vividor» y sus recomendaciones han sido geniales:

«No me iría de la ciudad sin tomar una carne en el restaurante Keens Steakhouse, historia viva de la ciudad, (lo he intentando en varias ocasiones pero no hubo mesa en toda la semana que estuve en Nueva York), un dry Martini en el Bemelmans, del hotel Carlyle, un desayuno en Hungarian Pastry Shop cerca de Columbia University que debes recorrer. Hay que bajar a Harlem y pasear, elegir algún local exótico si quieres, y comer en Silvia’s. Cruzar el Puente de Brooklyn

Vuelves a Manhattan te tomas un Pastrami en Kat’z (lo he intentado pero lo malo que tienen los locales de moda es que si vas en alguna festividad como en navidades las filas suelen dar la vuelta a la manzana, una locura…)

Y una hamburguesa en JG Melon

¡Y aquí paramos!

El JG Melón lo descubrí hace mucho tiempo gracias a Carlos Herrera y a sus crónicas neoyorkinas, en la época que vivió por aquí. Me encantaba este pequeño local y sus hamburguesas eran de 10. Aún siguen manteniendo algo de encanto pero las buenas críticas han conseguido que ya sea un local masificado y que sus hamburguesas, a pesar de estar ricas, no sean ya para mí las favoritas de la ciudad. Pero como a este local le tengo un cariño muy especial (el protagonista de mi novela «Los vigilantes de los días» Richard Cappa lo visitaba frecuentemente), no puedo dejar de venir a tomarme su hamburguesa…

(1291 3rd Avenue)

Y continúan las recomendaciones de mi amigo y admirado Javier Rioyo: «un Gintonic en el bar del Maddison Eleven (si el bolsillo está alegre puedes comer) y por supuesto en el Four SeasonUna copa en The Monkey Bar. Hay que buscar el bar casi secreto del Grand Central Station después de haber tomado unas ostras en el Oyster Bar o un cóctel en Cambell Apartmens, una barra ideal para una copa nocturna y muy buenos cócteles. El local me ha enamorado y es cierto que se respira un ambiente muy especial pero como todo en Nueva York es un poco caro, unos 22 Euros la copa.

(15 Vanderbilt Avenue. MidTown Manhattan)

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Y las últimas recomendaciones, la Gramercy Tavern, el Side Car o el Blue Bar del Algonquin y su Rond Table… Sin duda unas buenas recomendaciones y alguna muy «canalla», así es Rioyo.

Por cierto, yo también te recomiendo un local con mucho ambiente,  con una decoración que rinde homenaje a la Edad de Oro de Manhattan y a su arquitectura, para tomarte una cerveza, un cóctel o una copa, se llama Valerie y está en Times Square, un sitio ideal para pasar un buen rato y descansar de las largas caminatas…

(45 W 45th Street. Times Square)

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Yo te voy a hacer una recomendación para que te salgas de los circuitos habituales, si te gusta este apasionante «arte» del «comer y el beber». Te recomiendo un paseo hasta el barrio judío, en Williamsburg (un pequeño distrito perteneciente al barrio de Brooklyn) y allí entrar en la pequeña pastelería de un judío llamado Oneg Heimishe. Su abuela emigró a Brooklyn después de sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial en Hungría y trajo con ella sus recetas de productos básicos tradicionales de la panadería judía como el pan jalá, el babka, rugelach y galletas hamantaschen que hoy en día continúan horneando para ellos y para el área metropolitana de Nueva York. Me encantó su bollería casera, con unas pastas de mantequilla insuperables y la babka de chocolate (algo parecido a un pequeño croissant de chocolate) pero que un crítico gastronómico neoyorkino lo explica mejor que yo: «Esta babka es pegajosa como el alquitrán, densa, con riachuelos de chocolate húmedo y dulce» solamente por eso merece la visita. Además dar un paseo por este barrio donde vive la mayor comunidad judía de la ciudad es algo fascinante…

(188 Lee Avenue. Rutledge. Heyward. Brooklyn)

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Otras buenas recomendaciones, aunque solamente para bolsillos privilegiados, son las que me ha dado mi amigo Juan Serrano, director general de Balfegó, por su trabajo tiene que viajar con frecuencia a Nueva York y visitar los mejores restaurantes de la ciudad, en muchos de ellos está su exquisito Atún, son recomendaciones sobre todo de restaurantes asiáticos…

«Te recomiendo el Blue ribbon Izakaya, el restaurante Sushi of Gari, la barbacoa coreana Cote (barbacoa coreana), Keens Steakhouse (el restaurante de carnes que también me recomendó Javier Rioyo) el restaurante griego Estiatorio Milos y el restaurante Zuma (en Midtown)».

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Mi amigo y socio Esteban Capdevila me dio una de las mejores recomendaciones del viaje, el restaurante Pastis, en este elegante local realicé la comida de Navidad y aunque era un día complicado, y estaban algo desbordados, la verdad es que fue una buena experiencia gastro. Buena carta de vinos y platos con inspiración francesa, dos platos que disfrutamos mucho fueron el pollo en salsa y el solomillo a la pimienta, los dos con un puré de patatas delicioso y con un precio para privilegiados (el solomillo 50 Euros)


(52 Gansevoort Street. Barrio Greenwich Village)

———————————————————————–

También he tenido la suerte de conocer el Sevilla, el restaurante español más antiguo de Nueva York. No lo he visitado como crítico gastronómico sino como amigo, porque es el restaurante de la familia de mi amigo Borja Merallo. Un local muy confortable en el que te hacen sentir como en casa y “refugio” de muchos españoles que viven por allí como la gran Cristina Pato. Un equipo de hombres luchadores que dejaron todo lo que tenían hace 60 años sin saber cual sería su destino. Me impresionó como uno de sus camareros, con 76 años, aún lleva en su muñeca el reloj con la hora de España, cada vez que mira su reloj se acuerda de su Galicia natal… Me ha encantado compartir tertulia y tomar algunos platos españoles cocinados a su “manera”. Merece la pena la visita aunque solo sea para pasar un rato con este equipo de luchadores que siempre llevan su tierra en el corazón..

(62 Charles Street. Barrio de Greenwich Village)

————————————————————————–

Otro «grande», vividor y apasionado de Nueva York es también mi amigo Roberto Altarejos, el dueño de VCA Hostelería me ha dado muchos y muy buenos consejos, algunos se quedarán para el próximo viaje porque no me ha dado la vida para más, jeeeee pero está bien que si vas a Nueva York en las próximas fechas las tengas en cuenta.

Su primera recomendación fue para la tarde/noche: Tienes que tomarte una copa en el rooftop del hotel Standard con música en vivo. Te recomiendo reservar. Tiene unas vistas espectaculares. Cuando vayas a Katz’s a comerte un sándwich de Pastrami (como puse más arriba lo intenté pero la fila daba la vuelta a la esquina) al lado hay un sitio de pasteles judíos que flipas. La tienda se llama Yonah Schimmel Knish 

Un paseo por el barrio chino es imprescindible (obviamente lo he recorrido en varias ocasiones) allí hay un restaurante muy humilde pero que me flipa Hoy Wong (No te pierdas el cerdo crujiente. El Pato y las verduras).

Para tomar un Ramen calentito la gente suele ir a Ivan Ramen. Yo voy a uno que me flipa y muy barato Totto Ramen. Uno es de cerdo y otro de pollo. Son los mismos y ambos pegados. El mejor el de cerdo.

En el Easy Village tienes el Momofuku Ko. Para una buena hamburguesa tienes el JG Melon, creo que es la mejor ¡Ojo que se peta! Si hay mucha gente en la calle entra y que te apunten en la lista (tienes más arriba la crónica). También tienes el mítico Burguer Joint en el hotel Parker Meridian. El rollo es que está en un hotel 5* y es un speak easy muy concurrido. Mola mucho ese rollo (También lo intenté pero la fila llegaba a la puerta del hotel).

Un par de recomendaciones carnívoras: el restaurante Gallagher’s Steak House (Precio moderado para lo que es Nueva York. Te puedes tomar un vino con una chuleta. También el PJ Clarke’s (Aunque sea para tomar una cerveza en la barra o un Bloodie Mary).

Si necesitas recomendaciones de desayunos, yo siempre que voy al Soho desayuno en Balthazar, imprescindibles sus Huevos benedictine, yo soy así. Además hago como que leo el periódico Si no lo conoces tienes que ir y la zona mola mucho, de ese sitio me molan hasta los baños…  ¡Y así lo hice!


Pero los mejores desayunos son en los famosos «diner», son baratos y te tomas los desayunos esos brutales yankies de las pelis. «Pá comer pá to el día» (literal, jeeee). Y te van sirviendo todo el café que te apetece con la jarra. ¡Mola mucho. Eso es la true experience! Si estás cerca de Hell’s Kitchen y Times Square yo voy a este: West Way Diner ¿A que es genial mi amigo?

—————————————————————–

Más consejos para desayunar…

Desde hace tiempo intento no desayunar en los hoteles, primero porque, en general, no suelen tener un buen producto y segundo porque terminas comiendo mucho más de lo que pensabas, siempre hay cosas que habitualmente no tomas y en los bufets del desayuno te cargas de calorías con antojos innecesarios. Prefiero darme una vuelta por la ciudad donde esté y tomar algo local, unas tostadas con un buen aceite o un paté si estoy en Andalucía, o unos churritos recién hechos son una delicia.

En Nueva York encontré un lugar ideal, el Whole Food Market, un mercado cargado de productos y con una zona amplia y muy confortable, con ventanales, donde puedes desayunar mirando los rascacielos y el parque cercano. (Tienen varios mercados pero yo os recomiendo el que está frente al parque Bryant, muy cerquita de Times Square) Para aquellos que les gusta cuidarse tienen un paraíso, porque la mayoría de sus productos son ecológicos y no contienen grasas ‘trans’ ni sabores, colorantes o conservantes artificiales. Una gran variedad también de comida para llevar y platos preparados, a mí me encantaron unos filetes de pollo empanados con un poco de coco, que dentro de un pan artesano fueron el mejor desayuno que podía soñar…

también tienes panadería, frutería, cafetería… Puedes desayunar, comer o cenar porque abren hasta tarde…

(1095 6th Avenue. MidTown)

Y otra recomendación más: como seguramente irás en algún momento a visitar el famoso The Oculus del arquitecto español Calatrava, en el World Trade Center, (un impresionante intercambiador que junta el PATH con el metro de Nueva York y te permite desplazarte por todo Manhattan) te recomiendo que hagas un alto en el camino y pruebes en la Epicerie Boulud del chef Daniel Boulud su impresionante croissant con almendras, crujiente y delicado, una buena experiencia gastro, sin duda.

(185 Greenwich Street. World Trade Center)

De Mercados…

Aunque en Manhattan encontramos multitud de Supermercados y grandes almacenes hay tres mercados gastronómicos que no te puedes perder: Little Spain, Little Italy y el Chelsea Market

Y empezamos por el nuestro, por Little Spain, otra nueva aventura gastronómica del mediático chef José Andrés, un abanderado de nuestra cocina en Estados Unidos, allí ha reunido un buen grupo de profesionales para intentar que los americanos prueben nuestros productos. Me gusta esa filosofía de ofrecerles nuestros platos tal y como nosotros los cocinamos, la Ensaladilla Rusa es tal y como la preparamos o los callos, es cierto que el mercado lo visitan muchos españoles, pero también visitantes locales y venidos de todo el mundo deseosos de nuestra cocina.

Una maravilla ver como preparan los arroces en directo…

En este mercado puedes desde probar una pequeña ración hasta cenar sentado y darte un buen homenaje en alguno de sus restaurantes, desde buenos pescados a cochinillo y por supuesto, nuestros productos estrella: el jamón ibérico y el vino español…

(10 Hudson Yards. Pegado a la High Line)

Otro de los rincones gastronómicos de la ciudad es el Eat Italy, pegadito al famoso edificio Flatiron

Otro mercado especializado, en este caso, en comida italiana. Desde producto, en estos días navideños encontramos buenos panettones, hasta restaurantes y barra donde picar algo o cenar. También varios puestos famosos como el de los embutidos, el de los helados o los famosos «cannoli»…

(200 5th Avenue. Junto al Flatiron)

Y otro de los imprescindibles es el Chelsea Market, en uno de los barrios más bonitos de la ciudad. Una mezcla entre mercado y food hall donde conviven tiendas, restaurantes y oficinas.

En la planta principal encontramos la comida, con restaurantes, cafeterías y tiendas de regalos. Hay también una planta subterránea llamada Chelsea Local, donde encontrarás sobre todo tiendas de alimentación y productos frescos. Y por último en los pisos superiores oficinas, donde tienen sus sedes empresas como Youtube o Google…

Una de las mejores tiendas de vinos de Nueva York, donde también encontramos nuestros vinos españoles,

(75 9th Avenue. Barrio Chelsea)

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Y hablando de vinos la última recomendación me la dio Antonio Menéndez, el director general de una de las mejores bodegas del mundo, Vega Sicilia, que por su trabajo también visita con asiduidad Nueva York. También estas recomendaciones son para darse un homenaje si te gustan los buenos vinos y los locales elegantes: Aldo Somm Wine Bar, Boulud Sud, Bar Boulud, The Aviary (en el Hotel Mandarin Oriental) o el Polo Bar (en frente de St. Regis. Hace falta reserva).

Y para comer con Estrellas Michelin: Le Bernardin, Marea y Jungsik

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Un par de recomendaciones más: la pizzería más antigua de Nueva York, Lombardi’s, merece la pena la visita a este local frecuentado por decenas de turistas a diarios, eso sí, el local, aparte de la zona central con los amplios ventanales tiene varias salas adjuntas, casi en pasillos, donde cambia la experiencia, por eso al reservar merece la pena pedir mesa en el salón central (aunque tengas que esperar un poco más), es otra historia. En cuanto a la comida muy normalita, unas extrañas albóndigas con tomate y varias pizzas, la que yo pedí estaba buena pero tampoco para tirar cohetes. Pero sin duda es uno de los locales históricos que hay que visitar…

(32 Spring Street. Barrio Nolita)

y otro restaurante… Fine & Rare, un elegante local con música en directo donde pasé la Nochebuena. Un local íntimo, con chimenea, buen servicio y buenos platos para disfrutar de gastronomía. música y después copas. Además con la ventaja que puedes encontrar algún vino español como el Rioja Beronia tinto que me pedí yo.

Platos muy ricos, como esta Burrata trufada, con Ostras, Setas y un balsámico de 12 años (aunque no soy muy partidario del balsámico en los platos)…

Unos Fetuccini con un Ragout de Pato con Setas, Salvia y aceite de Trufa negra (tampoco del aceite de trufa)…

O este Bacalao asado con Puré de Patatas y Judías verdes…

(9 E 37th Street. MidTown)

Sinceramente creo que no vas a encontrar mejores recomendaciones de las que tienes en este artículo… Diferentes locales con distintos estilos y precios. Si te recorres solamente la mitad de los locales recomendados creo que tu experiencia va a ser inolvidable, al menos si te gusta COMER Y BEBER… ¡Que lo disfrutes y que vivas Nueva York con intensidad!

Y ya sabes… espero tus comentarios y por supuesto que pases este enlace a todos tus amigos y familiares que vayan a visitar La Gran Manzana… ¡Buen Viaje!

Print Friendly, PDF & Email

2 Comments

  • Rose-Michelle

    6 enero, 2020

    Me ha encantado tu reportaje! Verdaderamente bueno y las direcciones, me las apunto dalo por seguro!
    Gracias Alberto!

    Reply
    • Alberto Granados

      12 febrero, 2020

      Gracias amiga!! Espero que lo disfrutes muy pronto!!

      Reply

Deja un comentario


*